Imagen para la entrada Me interesa la piel de las ciudades

Me interesa la piel de las ciudades

Creada el 27 de diciembre de 2013 a las 16:50 por PalomaAlgarra

Proyecto: Urban Games 2013
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Comentario al texto de Manuel de Solà-Morales

Son de sobra conocidos los múltiples proyectos de intervención urbana que se han creado para nuestras ciudades y que por una mala interpretación de las necesidades que pedía el lugar han quedado en desuso, pésimo estado o incluso abandonadas.

Un ejemplo claro de ello se da una y otra vez en los lugares destinados a las exposiciones universales, o exposiciones en general, mucho despliegue de material, obra arquitectónica y desembolso económico para generar lugares que luego quedarán en el olvido.

Entonces… ¿cuál es el problema en el que recae el urbanista una y otra vez? El principal y fundamental inconveniente es que tanto arquitectura como urbanismo se crean para obtener el éxito publicitario. Los técnicos compiten por conseguir hacer el proyecto más innovador, más resultón aparentemente, y que se gane la ovación del público. La arquitectura no puede reducirse a conceptos ya que puede llegar a perder el interés convirtiéndose en algo inmaterial.

Por otro lado está el mal replanteo del espacio disponible. Se crean edificios y espacios urbanos limitados a ese uso temporal que ofrecerán y desaprovechan por tanto las posibilidades de hacer crecer a la ciudad; de que evolucione.

Pero a pesar de que el urbanismo este cayendo en manos del mercado, hay que sacar lo positivo de los proyectos que ahora están surgiendo. Es cierto que un proyecto de urbanismo es mucho más que la pura apariencia pero es gracias a ella por la que en definitiva este tiene éxito o no. Por otro lado recalcaría que, aunque la población tiene voz en la toma de decisiones de una ciudad, sigue sin tener voto como siglos atrás y al final son los ayuntamientos los que hacen lo que a su parecer está bien, generando a veces catástrofes urbanas difíciles de reparar y con el consiguiente gasto económico que ello conlleva.

El buen urbanismo es cuestión de quererlo, de que haya voluntad por un buen futuro y actualmente escasea. Y si no hay voluntad no hay deseo de hacer las cosas y por tanto falta de calidad. Se construye mucha ciudad pero hay que aprender a construirla mejor, adaptar los edificios a la condición urbana, y aprovechar los espacios que tenemos disponibles. Y no juzgar los resultados a corto plazo (una ciudad no se construye en dos días) sino dar una tiempo a las nuevas construcciones y entender, fomentar y modernizar la cultura de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente imagen: http://barcelona.lecool.com/files/2013/10/la-piel-de-la-ciudad-1024x973.jpg


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.