Imagen para la entrada El Toblerone

El Toblerone

Creada el 16 de enero de 2014 a las 23:38 por jmtz

Proyecto: Urban Games 2013
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

¿Merece la pena conservar espacios industriales?

Los almerienses (y algún foráneo) sabrán a lo que me refiero nada más leer el título de la entrada. Para muchos ese armatoste con apariencia similar a la chocolatina era parte de nuestro paisaje urbano. Uno de los iconos de la Almería industrial, junto con el Cable Inglés y la Estación de Ferrocarril.

Ocupaba una zona preferente, de telón de fondo de la antigua Estación, y visible de otros lugares. Una construcción curiosa que llamaba la atención, y un enorme espacio en desuso desde mediados de los 90.

El silo de mineral de hierro fue construido en 1973 para evitar que el polvo que producían los trenes al descargar el mineral proveniente de las minas de Alquife molestara al cercano barrio de Ciudad Jardín. Polvo que teñía sus casas con un característico tono rojizo.

Este verano, el Ayuntamiento de Almería decidió demolerlo (como estaba previsto en el PGOU de 1998). Esto causó numerosas opiniones en contra en la opinión pública y la creación de la plataforma "Salvemos el Toblerone". Aunque la materialización de las protestas no consiguió la fuerza necesaria y finalmente, fue demolido en apenas unos días. En su lugar en teoría se construirán bloques de viviendas y jardines. Anexos al futuro soterramiento de la estación, soterramiento que a pesar de los numerosos proyectos e intentos sigue retrasándose indefinidamente.

Con esta demolición se perdió una opotunidad única de dar una vuelta de tuerca a las nuevas zonas de Almería, de dotar de un espacio cultural o social singular a una ciudad que no anda precisamente sobrada de ellos. 

El tema de la regeneración de las antiguas zonas industriales se trata en numerosos proyectos (incluyendo nuestro Proyecto Final en La Habana, salvando todas las distancias) y donde hay numerosas posibilidades. Un espacio tan característico y amplio no fue solamente desaprovechado durante años, si no que finalmente se destruyó sin ni siquiera plantear alternativas.

Espero que este caso sirva para que valoremos más nuestro patrimonio arquitectónico y no dejemos que ocurran despropósitos como éste en lugares similares, como el Cable Inglés, que está a apenas unos metros del Toblerone.


Comentarios

gabriarrocha 17 de enero de 2014 a las 14:25

Tienes mucha razón en Almería las protestas ciudadanas "Salvemos el Troblerone" no consiguieron salvar esta construcción de 1973 que fue demolida. Muchos de nosotros estamos muy interesados en proyectos sobre la regeneración de las antiguas zonas industriales. Por eso también me pregunto como dices tu si en esta época donde la humanidad ha despilfarrado todos los recursos podemos darnos el lujo de destruir nuestro patrimonio arquitectónico y sobre todo darle lo que pedían los vecinos un “uso social”.

n_aguileralopez 18 de enero de 2014 a las 17:09

Respecto al tema del Toblerone, estoy de acuerdo con la demolición de éste. Era un espacio que simplemente servía para estar cerrado, no se aprovechaba por dentro, y estaba aprobado desde 1998 su demolición, "En el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1998 fue aprobado por el Ayuntamiento de Almería el derribo del Toblerone." Por lo que ha pasado mucho tiempo desde entonces, para proponer al ayuntamiento diferentes planes para un uso futuro. Además, era un lugar inhóspito cerca de muchos colegios y que, al pasar, era muy peligroso, por su oscuridad y porque mucha gente entraba dentro, a saber qué. Este artículo es a favor de la demolición de Rafael Aguilera, por si te interesa. http://www.elalmeria.es/article/opinion/1555825/toblerone.html

jmtz 18 de enero de 2014 a las 18:13

Donde los almerienses vemos un sitio "hinóspito", cualquier ciudad vería una oportunidad única de crear un espacio cultural o social. Claro que era una zona degradada (al igual que el solar vacío que queda) pero por su condición de zona abandonada. Y tampoco recuerdo ver nada especialmente peligroso. Era una gran oportunidad perdida de unir las "dos mitades" de la ciudad con un espacio singular. Ha habido propuestas, algún PFC incluso (http://xi.bienalarquitectura.es/sites/default/files/pfc/centro-de-convenciones-en-antigua-nave-industrial-toblerone-vid0051pfc.pdf), propuestas que no han interesado lo más mínimo a ninguna de las corporaciones municipales que han pasado desde el 98. ¿No te parece que hubiera sido una buena idea habilitar un lugar de ocio para los niños de los colegios, por ejemplo? Hemos eliminado algo característico de nuestra ciudad para implantar 4 torres de viviendas sin personalidad ninguna como las que lo rodean. Almería deja pasar oportunidades una tras otra y luego acaba arrepintiéndose. Se dejó caer toda la zona antigua de La Chanca con el pretexto de ser una zona degradada, consiguiendo que desapareciese el barrio más pintoresco de la ciudad y simplemente trasladando unos metros el problema social, se dejó caer el Mesón Gitano (que ahora se intenta recuperar sin éxito), durante años se olvidó La Alcazaba, la antigua Estación de Tren está abandonada a su suerte... En mi opinión ha sido uno de los tantos errores que ha cometido Almería con su patrimonio. Cada vez que eliminamos un "eclipse" -como dice el artículo- la ciudad pierde un poco más de personalidad.

jafs 19 de enero de 2014 a las 16:15

Es cierto que era un espacio en desuso total, por lo que tengo entendido. Un nido de enfermedades y prácticas deleznables. Pero simplemente era cuestión de regenerarlo mediante un nuevo uso acorde a la demanda social de la zona. Es muy triste que solo se afronte el problema para limpiar el solar, y nunca para plantear alguna salida. Tampoco puedo extenderme más en el tema porque conozco solo lo que he visto y leído, pero ahora que tanto se nos induce a regenerar espacios infrautilizados de nuestras ciudades, me parece un gravísimo error. Y como dice Jose, no es el primero ni será el último en Almería

felipeperez 22 de enero de 2014 a las 15:38

Sin duda, una gran perdida para la ciudad, ya que el "Toblerone" se había convertido en un icono de Almeria, lo que nos hace pensar que merece la pena salvar o que no, o si es necesario su demolición, o si por el contrario es posible su rehabilitación. La ciudad, al fin y al cabo se convierte en una sucesión de capas creadas por los edificios que se han ido construyendo a lo largo del tiempo, y que merece la pena conservar, por qué no, otorgandole una nueva piel que conviva con la ciudad moderna.

Casquet 25 de enero de 2014 a las 23:12

No sabia que existía una entrada como esta, pero la verdad que me ha encantado verla y que la gente lo conozca. Para el que no es de Almería, la verdad que le resultará un poco ajeno...así que gracias Jose Mario por compartirlo con todos los demás- Si, es una "gran pérdida"..eso es totalmente cierto, pero nadie dió un duro por él antes de que lo derribaran. Y con esto no quiero decir que este de acuerdo....obviamente, todo lo contrario. De lo que si hablo es de la cicateria y el catetismo que nos describe: un espacio abandonado, dejado a su suerte, y que aprovechaban los grafitteros para desarrollar sus actividades. El problema que arrastramos desde siempre es la falta de personalidad para dar a estos edificios de categoría singular la actividad que se merecen. Mientras en la ciudad de Madrid las instalaciones del antiguo Matadero se han convertido en uno de los centros de reunión mas importantes actualmente de la capital, que cuenta con salas de exposiciones, biblioteca, hemeroteca, además de un espacio increíble donde los jóvenes estudiantes se reunen (particularmente los arquitectos, entre los que me he podido encontrar en algunas ocasiones), Almería decide derribar esta instalación para, según palabras de políticos, abrir Almería al mar. Si, lo más bonito de Almería es el mar, y eso es innegable...pero es verdad que con esta actuación Almería se abre al mar? Empezando por el hecho de que por todos es sabido que es solar será destinado para la construcción si, de un parque, entre cuatro torres de apartamentos de lujos como ya se hiciera en la zona de la térmica. Pero ya ni siquera eso: imaginemos que se construyera ese parque, ese gran espacio público (no, en serio, imaginémoslo)...que relación podríamos tener con el mar si nos encontramos justo delante con la mastodóntica urbanización que suponen los Edificios Presidente....¿acaso eso no supone una cicatriz que no deja ver el mar? pero esa cicatriz ya esta pagada y vendida, al parecer...

jmtz 2 de febrero de 2014 a las 19:01

Muchas gracias a todos por los comentarios! Estoy contigo Miguel, en Almería nos hace falta valorar lo nuestro, un poquito de amor propio. Ahora el Ayuntamiento no le pide a ADIF la antigua estación de trenes (http://www.ideal.es/almeria/v/20140202/almeria/asafal-descarta-movilizar-ciudad-20140202.html), la Junta va a cerrar por las tardes la Alcazaba y el Museo arqueológico (http://www.ideal.es/almeria/v/20140128/almeria/cultura-dispone-alcazaba-solo-20140128.html)... y el grueso de los almerienses ni se entera del tema, o peor, se entera y no le importa.


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.