Imagen para la entrada 01. FARIÑAS, J. Cityland, ciudad de vacaciones.

01. FARIÑAS, J. Cityland, ciudad de vacaciones.

Creada el 7 de enero de 2018 a las 20:22 por AndresGomezCarrasco

Proyecto: Urban Games 2017
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Cityland, ciudad de vacaciones.

José Fariña con su artículo "Cityland, ciudad de vacaciones" realiza una crítica al gran impulso que está tomando el turismo en la ciudad de Oporto y en la vida de otras grandes ciudades del mundo, donde denuncia la mala gestión del turismo que cada vez va llegando en mayores masas y de manera descontrolada causando grandes problemas para las ciudades.

 

Fariña, para tratar este asunto toma por ejemplo a la ciudad de Oporto, una ciudad costera, de gran casco histórico y cultural y con un valioso puerto marítimo epicentro precursor de la economía de la ciudad. Una ciudad sumergida en un amplio abanico de cultura e historia, azotada de manera severa por lo que se podría considerar, como bien dice en el artículo, la panacea del siglo XXI, el turismo.

 

En mi opinión, hoy en día, necesitamos de turismo para fomentar la economía de las ciudades y del país, pero ¿hasta qué punto debemos llegar? Es un gran problema contra el que nos enfrentamos pues realmente es un arma de doble filo. El turismo es una de las grandes fuentes de la economía, todo el mundo lo busca, enriquece las ciudades, genera puestos de trabajo, dota de comercio y ocio las calles… pero ¿qué es lo que no vemos? ¿cuáles son sus grandes consecuencias? Desgraciadamente, en la actualidad vivimos en una sociedad donde cada uno vela por su interés propio sin tener más miras que la obtener un gran poder adquisitivo y cegarse ante los grandes problemas que le está generando a la ciudad. El paso de lo años y nuestra ignorancia nos han llevado a preocuparnos de manera urgente por la ciudad y los daños causados por nuestras irresponsabilidades. Siento pena al ver como grandes ciudades como Venecia, Barcelona, Oporto, etc., van quedando cada vez más ahogadas por el turismo, el cual pretendía ser la panacea de las ciudades y que hoy día, es el mayor problema al que se enfrentan. Siento impotencia al ver como las empresas privadas y el interés personal se adueñan del turismo y la ciudad, una ciudad a la que poco a poco van destruyendo robándole su identidad, transformándola en otra y adaptándola a su forma para potenciar la economía particular de las empresas privadas.  Siento furor cuando se rompe el centro de la ciudad. Las ciudades con gran valor histórico y cultural están perdiendo la identidad pues el turismo está provocando que los centros de la ciudad y lugares turísticos que tenían unas costumbres, unos locales de ocio y comercio propios del lugar, un sentimiento común, una forma peculiar de vida, etc, se estén perdiendo. Pues aunque el turismo sea en gran parte bueno, está provocando que en estos lugares un encarecimiento de los precios y está provocando que comercios tradicionales de la zona estén cerrando y que las personas que dotan de esa identidad a ese lugar no puedan seguir ese nuevo y costoso ritmo de vida que lleva el turismo provocando el abandono de viviendas, desahucios, la gentrificación que lleva a estas personas a abandonar sus vidas en estos barrios y sustituirlos por otros teniendo que cambiar radicalmente ciertas costumbres.

 

Me da rabia el modelo actual que hay la mayoría de las sociedades, donde se busca solo el interés de las empresas privadas, las cuales fomentan la gentrificación, la mala gestión de los pisos de alquiler que, en su mayoría, evaden impuestos dañando la economía, y que roban la identidad de la ciudad creando un falso estereotipo del modelo ocio-cultural que ha ofrecido históricamente la ciudad.

 

Como conclusión, considero que se debería de repensar el modelo actual de turismo buscando otro que nos pueda mantener todo lo bueno que nos aporta el turismo para nuestra economía, pero estudiando la forma de hacerlo para que los beneficiados sean los propios vecinos que habitan esas zonas y no se pierda así la identidad de esos lugares.

 


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.