Imagen para la entrada Reflexión del tejido urbano (Grupo 1: Soraya Calabrús, Iván al Wafai, Fran Liébana)

Reflexión del tejido urbano (Grupo 1: Soraya Calabrús, Iván al Wafai, Fran Liébana)

Creada el 9 de octubre de 2012 a las 13:49 por FranJLiebana - ivanawm_ - soraya

Proyecto: Urban Games 2012
Tema: Urban Game 01. Sitio y situación
Coordinadores: abarca dacama scampos

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

4/5 (1 votaciones)

Descripción

Reflexión sobre el tejido urbano y la topografía. Urbanismo 1, grupo H. Grupo 1. Zona: Nueva York.

El tejido urbano: Nueva York

Si hubiera que hacer una encuesta en la que la gente pensara en una ciudad lineal por excelencia, fuera cual fuera el ámbito social en el que preguntáramos, un porcentaje muy cercano al cien por cien de las respuestas coincidirían. Y esa respuesta no es otra que Nueva York. Con la simple mención del nombre de la ciudad, cualquier persona cierra los ojos e imagina una cuadrícula perfecta, no solo en el plano, sino también en la tercera dimensión. Siempre pensamos en calles rectas perpendiculares a avenidas rectas, y repletas de manzanas perfectamente cuadradas o rectangulares, y ocupadas por edificios de muchas plantas y de rascacielos.
 
 Bromley G.W., 1891
Plano de Nueva York. Bromley G.W., 1891.
 
Evidentemente, para este tipo de cuadrícula no es válido cualquier terreno. La ortogonalidad de este tejido urbano sería totalmente inviable en zonas con una topografía desnivelada. ¿Alguien se imagina el edificio Chrysler situado en una zona como el Albayzin, o el Flatiron en el Realejo? Evidentemente no. La rectitud de calles y avenidas no sería posible en un terreno de grandes, e incluso moderadas pendientes, ya que el desnivel condicionaría completamente tanto la construcción como la disposición del tejido urbano. En esta clase de topografía, el viario no puede surgir de una sencilla retícula dibujada en un papel, al contrario, el dibujo surgirá de la topografía. Incluso si implantáramos la retícula tal cual en una zona de desniveles, esa ortogonalidad absoluta que es seña de identidad del tejido de Nueva York se vería interrumpida desde su punto más importante: su base.
Imagen aérea de los rascacielos de Nueva York. 
 
De este modo, se entiende que para crear este tejido se necesita una zona de topografía casi plana, una llanura. Así pues, la versatilidad del espacio es máxima, y los condicionantes mínimos. Esto posibilita la disposición de la archiconocida retícula neoyorquina que será nuestro escenario a tratar en esta asignatura de Urbanismo I. 

Comentarios

LuisaMariaGR 6 de diciembre de 2012 a las 17:16

Me parece muy productivo que hayáis ido más allá del ejercicio propuesto en este bloque temático y realicéis un estudio más profundo de vuestra ciudad asignada. Por otro lado, pienso que una cuadrícula también se puede adaptar a cierta topografía pronunciada. Un ejemplo es Lisboa. Los barrios aparecen fragmentados, pero en ocasiones vemos en ellos la disposición ortogonal. Un ejemplo cercano es el fragmento de ciudad materializado en la maqueta de Lisboa de los compañeros correspondientes. Aquí los edificios no tienen una altura comparable con los de Nueva York, pero pienso que se debe a temas de escala de ciudad, no porque sea imposible su construcción.


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.