Reflexionar con Solá Morales. La ciudad del contraste

Creada el 19 de Noviembre de 2015 a las 09:00 por belleab

Proyecto: Urban Games 2015
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Breve comentario sobre el Prólogo de Urwin escrito por Solá Morales

Entrada de Blog

Al leer este prólogo lo que llama más la atención, como viene siendo la tónica general de algunos textos, está al principio. No porque el texto no sea interesante más adelante, sino porque la hipótesis de partida da pie a muchas más ideas.

Este es el caso de las definiciones de formalismo e informalismo, y lo que se deja ver después sobre la necesidad de coger lo mejor de cada una, y hacer con eso nuestra ciudad. Ahora bien, se me plantea una duda, la cual me acecha desde que empecé el estudio de la arquitectura: ¿hasta qué punto debe condicionar la ley a la idea, y vecversa?

Cuando iniciamos un proyecto, lo primero sobre lo que hemos de documentarnos es la normativa, hasta qué punto podemos llegar sin que decidan que no es correcto. Ni que decir tiene de aquellas tipologías sacadas y nacidas de la propia legislatura, como las VPO. Se buscan en el proyecto más los metros útiles que una idea, lo que dice mucho de quién y cómo evalúa las obras de arquitectura. Otras partes de la ley son absolutamente necesarias para la pervivencia de la obra, como los requisitos mínimos para un tipo de estructura o la elección de una cimentación en función del terreno. Pero no hay más que pararse un poco a pensar para poder afirmar que esto no es parte propia del diseño de la idea, ya que aún con luces imposibles, los cambios son mínimos (un canto de forjado, un par de escalones más para acceder...). Entonces, ¿cómo distinguir lo necesario de la ley de lo necesario de la idea?

Es en ese punto de inflexión, donde la ley cumple con los requisitos de la idea, y la idea se amolda sin desfigurarse a la idea; donde el arquitecto ha de saber equilibrar y ser virtuoso. Hemos de tomar la justa medida de ese hombre sobrio que es la ley, y de esa mujer desmelenada, joven y alocada que es la idea; para hacer de ellos una pareja perfecta que crea las obras bellas aún con las mayores de las limitaciones.

 

Imagen portada: "Exploring the "City of Contrast" and other tired travel clichés" en www.bootsnall.com


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.