Imagen para la entrada AHORA LO VES

AHORA LO VES

Creada el 1 de octubre de 2013 a las 12:11 por Casquet

Proyecto: Urban Games 2013
Tema: Recursos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Se trata de la nueva torre del estudio GDS Architects que se construirá a las afueras de Seúl (Corea del Sur). Lo anecdótico de este proyecto no es que vaya a convertirse en uno de los 10 edificios más grandes del mundo, sino que tendrá la capacidad de desaparecer!! Imágen obtenida de GDS Architects (C) DIfusión


Comentarios

Casquet 1 de octubre de 2013 a las 12:17

Me ha parecido interesante difundir este enlace sobre la nueva Torre Infinito, de GDS Architects, en relación con el tema que tratamos el otro día acerca del papel del arquitecto en la construcción de la ciudad. Pienso que un buen punto de partida es: ¿El trabajo del arquitecto debe de ser invisible de esta manera? ¿Debe de pasar desapercibido, integrándose en el espacio, o literalmente DESAPARECER utilizando la tecnología?

pablohita 1 de octubre de 2013 a las 21:11

Creo que este tipo de intervenciones son las culpables de la degradación de la imagen del arquitecto en la sociedad actual, la cual lo ve como un ser codicioso que no avanza más allá de sus propios intereses y se dedica a vender humo. Un buen arquitecto debe ser como un buen cirujano, que resuelve grandes problemas dejando la cicatriz más pequeña posible. A todos nos impresionan los grandes avances tecnológicos pero utilizados con coherencia para lograr un bien común y no éstas excentricidades. Qué buen aporte, Miguel.

Casquet 1 de octubre de 2013 a las 23:20

Gracias por pasarte Pablo. Verdaderamente me parece una respuesta genial. Si el proyecto verdaderamente tiene que ser invisible, que no se haga. Todos sabemos a donde llega el prodigio tecnológico del siglo XXI, pero ¿de verdad es necesario que tengamos que hacer estas cosas? Grandes proyectos de la arquitectura son megalómanas construcciones que rozan los cielos, y que antes de mostrarse tímidas, se presentan a la ciudad como mazo de hierro. Si el espacio lo pide, hemos de dárselo, pero siendo coherentes.

jmgodino 6 de octubre de 2013 a las 23:46

Si el objetivo de la ciudad es hacerse invisible la arquitectura pierde todo su sentido, podríamos vivir en contenedores.

abrahamrambla 7 de octubre de 2013 a las 17:34

¿No crees que en ocurre con las catedrales góticas? El ser humano siempre ha tenido esa tendencia a ascender y hacer el mayor alarde posible de la tecnología que disponible. En este momento es la Torre Infinito y en su momento fue la Catedral de Bourges u otros cientos de ejemplos. No significa que esté de acuerdo con esa intervención pero no me parece una crítica suficiente el censurar el alarde tecnológico.

Casquet 7 de octubre de 2013 a las 19:01

No, claro que no. Estamos en pleno siglo XXI y parece que la tecnología ya nos saca años de distancia. El sentido de mi entrada no era el censurar el avance tecnológico, sino entablar un entorno de debate donde si esta dirección de la ciencia es la más apropiada. Gracias a la investigación hemos podido pasar del primer ascensor que Otis instalará en los primeros rascacielos, y que hicieron posible el crecimiento en altura, a modernos y superveloces montacargas que son capaces de recorrer los 321 metros del Burj-al Arab en pocos segundos. Pero de ahí, a literalmente utilizar la tecnología para OCULTAR un edificio, pone en tela de juicio el buen uso que le podamos dar. Gracias Javi y Abraham por pasar y aportar vuestra opinión

Casquet 7 de octubre de 2013 a las 19:02

No, claro que no. Estamos en pleno siglo XXI y parece que la tecnología ya nos saca años de distancia. El sentido de mi entrada no era el censurar el avance tecnológico, sino entablar un entorno de debate donde si esta dirección de la ciencia es la más apropiada. Gracias a la investigación hemos podido pasar del primer ascensor que Otis instalará en los primeros rascacielos, y que hicieron posible el crecimiento en altura, a modernos y superveloces montacargas que son capaces de recorrer los 321 metros del Burj-al Arab en pocos segundos. Pero de ahí, a literalmente utilizar la tecnología para OCULTAR un edificio, pone en tela de juicio el buen uso que le podamos dar. Gracias Javi y Abraham por pasar y aportar vuestra opinión

Casquet 7 de octubre de 2013 a las 19:02

No, claro que no. Estamos en pleno siglo XXI y parece que la tecnología ya nos saca años de distancia. El sentido de mi entrada no era el censurar el avance tecnológico, sino entablar un entorno de debate donde si esta dirección de la ciencia es la más apropiada. Gracias a la investigación hemos podido pasar del primer ascensor que Otis instalará en los primeros rascacielos, y que hicieron posible el crecimiento en altura, a modernos y superveloces montacargas que son capaces de recorrer los 321 metros del Burj-al Arab en pocos segundos. Pero de ahí, a literalmente utilizar la tecnología para OCULTAR un edificio, pone en tela de juicio el buen uso que le podamos dar. Gracias Javi y Abraham por pasar y aportar vuestra opinión


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.