Imagen para la entrada Otras ciudades posibles

Otras ciudades posibles

Creada el 2 de octubre de 2012 a las 19:26 por dacama

Proyecto: Urban Games 2012
Tema: Urban Game 0a. Mi ciudad ideal
Coordinadores: abarca dacama scampos

Valoración general

5/5 (1 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

A modo de cuento o ensayo, aquí podéis disfrutar de dos percepciones muy diferentes de ideas de ciudad. Espero que os gusten. Juanjo Millás (Diario) y Edgar Allan Poe (el hombre de la multitud) (menuda pareja). Ya veremos más cosas cuando lleguemos al Tema 07. Utopías.

"el hombre y la multitud" de E.A. Poe. 

 

 

 

 


Comentarios

ana 3 de octubre de 2012 a las 22:50

Un texto precioso, como casi todos los de Juan José Millás. Me ha gustado mucho la frase: "no había forma de expulsar a nadie, pues no había afuera". Da qué pensar acerca de los modos de ciudad que hemos creado. Si conceptos tan claros y obvios (pero de cualquier manera, artificiales, creados por el hombre) como el "dentro" y el "afuera", lo "común" y lo "privado", desaparecen, borran consigo nuestra idea de orden. Resulta imposible, incluso absurdo, pensar que una ciudad sin "afuera" pudiera existir.

LuisE_IanezGarcia 4 de octubre de 2012 a las 18:05

Muy curioso el texto, aunque es inevitable sentir la sensación de claustrofobia de imaginar una ciudad así: una ciudad sin un vacío claro, ni una masa concreta, sin bordes ni límites. Leyendo el texto te dan ganas de que sea más largo, quizás un pequeño cuento de los que suele escribir J. J. Millás. Por alguna razón, no se por qué, leyendo la columna se me han venido a la mente imágenes de películas como Blade Runner u Origen, puede ser un poco por la sensación de secuencias de imágenes, de distintos encuadres en diferentes escenarios. Podría ser interesante imaginarse este tipo de ciudad como un collage de imágenes de muchos interiores, muchas personas en acción...

Raquel.Arenas.Rodriguez 5 de octubre de 2012 a las 21:18

La descripción de la cuidad me produce un gran agobio, leyendo me he puesto en esa situación y como dice mi compañera se me ha desmoronado el orden que nos enseñan de pequeños. Entiendo la necesidad de justificar el ruido que oyen por debajo suyo como si fuera el metro, cosas que antes eran “naturales” ahora se vuelven inexplicables (¿cómo y por qué sigue funcionando?) Sinceramente me ha hecho reflexionar.

claudia_mc 5 de octubre de 2012 a las 21:56

Cuando he acabado de leer aun sentía lo agobiante que puede llegar a ser una ciudad sin nada más que edificios pegados unos a otros... Pero, parándome a pensar en qué es una gran ciudad he caído en la cuenta de que no se aleja mucho de esa 'pesadilla'... En las grandes metrópolis los rascacielos son tan altos que el cielo queda como un deseo lejano, las calles están tan colapsadas de tráfico y de peatones que la trama nos parece un laberinto.. El frenesí, el ruido, el ajetreo, la rutina... Parece que la ciudad nos comiese... Sin embargo, nos desahoga saber que no todo es así, que a pesar de la sensación claustrofóbica que a veces tenemos en una gran ciudad, siempre habrá un afuera.

Esther 6 de octubre de 2012 a las 13:12

Al igual que mis compañeros, me he sentido un tanto agobiada leyendo el texto, ya que no hay un orden claro, sino una situación caótica en la que "todo vale", sin zonas diferenciadas, ni bordes, ni límites. Me ha llamado la atención la última frase: "de todos modos, estuve todo el día con la impresión de que en mi vida real, como en el sueño, no hacía otra cosa que buscar un borde, un labio, un margen," ya que creo que esto nos sucede en nuestra vida real también. Normalmente caminamos, nos movemos, nos dirigimos hacia alguna parte, tenemos un lugar, un destino en mente, el cual vamos buscando. La situación de agobio o extrés que tendría en esta situación, creo también que podría ser comparable a cómo nos sentimos cuando vamos a un país o ciudad nuevos, ya que tenemos que ir buscando, descubriendo, a veces, por un momento podemos llegar a perdernos, no sabemos muy bien donde estamos o no sabemos cual es la mejor manera de llegar a algun lado. A pesar de describir una situación incómoda, el texto me parece muy interesante, ya que es capaz de producir sensaciones al leerlo.

Laura.Ciocarlan 8 de octubre de 2012 a las 09:21

Aun que me viene un poco difícil explicar en español todas las cosas que me atraviesan y desordenan mi cabeza después de leer este texto voy a intentarlo. En el comenzó el texto me he producido un montón de imágenes de ¨afuera¨ sobre este ciudad muy interesante, bien definidas. El la mitad eran todas imágenes desde el centro para que en la final todas se convirtieron en algo infinito donde atrás de la imaginación intervinio el pensamiento y con muchas preguntas al lado como por ejemplo: Nosotros conocemos de verdad el ciudad en que vivimos o nos podemos perder tan fácil como el historiador? Por mi, por ejemplo, mi ciudad aun tiene rincones que yo no los conozco y donde me puedo perder fácilmente. También me he preguntado cual son las formas en que un ciudad puede ser descubierto y conocido por alquilen...si yo pienso ahora, el ciudad en que vivo no tiene mapa para mi..yo no lo conozco así, si no ¨al nivel del ojo¨, al nivel de experiencias y objectos. Una otra cosa era como un ciudad debe tener la fuerza de acomodar varios tipos de personas, y como en embargo las personas tienen la fuerza de sostener un ciudad. Y creo que este es el razón porque todas las imágenes utópicas sobre ciudades no se convirtieron en realidad...porque no eran suficiente gente que pudieran sentir ciudades como estos. esta idea de personas conectadas con un ciudad puede ser una idea general del texto...Y como creo que los sueños son realidades de nuestra consciencia, puede ser que el sentía que vivía en un ciudad cuarteado que necesitaba ser modificado...en algo interesante..

Sebastian_Valdivia 9 de octubre de 2012 a las 17:12

La ciudad imaginada de Millás existe: http://viajestoniyelvira.files.wordpress.com/2008/12/img_5943.jpg (el Cairo) y si..., es claustrofóbica.


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.